Que todo un Mandarin Oriental (como tantos otros hoteles) tenga todas estas banderas en su fachada dice muy poco a su favor y de su conocimiento de Protocolo,

o de su respeto hacia éste. Espero que los servicios (tangibles e intangibles) de puertas a dentro sí estén a la altura de las tarifas de esta lujosa cadena hotelera.

Deben pensar que colocar tantas banderas (y tan mal dispuestas) les da más categoría. Pero no es así. Aquí un resumen respecto a este tema:

– Las banderas oficiales deben ondear en las fachadas d

e edificios al servicio del Estado o militares.

– La bandera, en este caso, española debe ocupar en puesto preferente (mástil central en caso de ser impar o el central de la derecha en el caso de haber mástiles pares)

– Tras la bandera de España, las autonómicas. Que se ordenarán según la publicación de los Estatutos autonómicos de las mismas en el BOE. Si hubiese una bandera de un país extranjero, ésta precederá a las autonómicas (protocolo comparado).

– Las locales se situarían a continuación, por delante de las provinciales.

– Las banderas de la CC.AA y de la localidad donde se

celebra el acto precederá al resto de su categoría.

– Se aconseja que la bandera de la Unión Europea se sitúe junto a las oficiales, aunque no precede a ninguna de éstas.


– El luto se muestra ondeando las banderas a media asta en el exterior, los crespones o lazos negros se usarán en las banderas del interior de los edificios.

– Las banderas de entidades privadas u otras organizaciones se colocar

án a parte de las oficiales.

– Las banderas oficiales se usarán fuera de los edificios al servicio del Estado siempre que acuda alguna autoridad civil a los actos que allí se celebren.

– El los lugares que tengan que colocarse banderas oficiales y no oficiales, las oficiales se dispondrán, por los órdenes ya comentados, a la derecha (desde el puesto del público a la izquierda) y las no oficiales a la izquierda (derecha del público).
– Y, por su puesto, las banderas deben estar en perfecto estado. Ni raídas ni descoloridas por respeto hacia las mismas.

El tema da para mucho más: medidas, alturas, colores… pero sólo, desde aquí, denunciar estos ataques al Protocolo y evidenciar que las banderas en las fachadas de los hoteles (u otros lugares no oficiales) son un sin sentido.

Otro día hablaremos de las banderas en actos deportivos.

Buen día!

 

Si te ha gustado esta entrada, dilo! 😉 Y si no te quieres perder las próximas, suscríbete por mail o sígueme en Twitter y/o Facebook

Advertisements