Hola!

Esta vez os cuento una escapada fuera de Londres que ha sido una bonita experiencia para los niños y también para los padres, he de decir. Nos fuimos en busca de focas a Norfolk, ya que esta es la época en la que se acercan a la orilla de ciertas playas para dar a luz. Este año han nacido 1825! Aprovechando el viaje hicimos una ruta por ciertos pueblecitos de Norfolk y Suffolk, regiones que se encuentran en la mitad este de Inglaterra con una gran zona costera, y a unas dos o tres horas de Londres, según destino.

Lo cuento cronológicamente porque lleva unas tres horas en coche llegar allí pero bien vale la pena.

Salimos de Londres el sábado por la mañana, ya que queríamos ir a la parte más alta de la zona, y luego de allí bajar pasando por distintos pueblitos hasta llegar al lugar donde hicimos noche, cerca de donde al día siguiente iríamos en busca de las focas.

Así que fuimos directamente a Burham Market, donde llegamos a hora de comer.  Se trata de un pueblecito pequeño con bonitas tiendas de decoración y casas de piedra.  Comimos fenomenal aquí , después de haberlo intentado en otro pero que a las 2pm cerraban cocina, y eran las 2:05pm (lo comento a modo informativo ya que los horarios ingleses distan de los españoles y hay que contar con ello. En las Highlands nos pasó peor porque no había mucha oferta y un día comimos a las 4pm y gracias a que encontramos un mini supermercado al lado de una gasolinera perdida por el campo). La comida muy buena (menú de niños incluido), el sitio un pub / restaurante modermo y la terraza tiene pintón para días buenos. Luego entramos a alguna de sus tradicionales tiendas de decoración y delicatessen , aunque la que más triunfó fue la de gominolas y cerámica. Fue como volver al pasado por un rato! Todo muy vintage!

norfolk seals
norfolk seals

norfolk seals

Es un pueblo pequeño por lo que la oferta no es alta, pero aquí podéis ver más restaurantes, tiendas, alojamientos…

De allí nos acercamos a la costa, en concreto a Well-next-sea. Un pueblo con un pintoresco puerto y una larga playa con casetas de colores en la que disfrutar cuando hace bueno, o no (todo es cuestión de lo bien preparado que vayas: botas de agua y abrigo o traje de baño y toalla). Las zonas costeras no tienen nada que ver a las de España, y sigue la dinámica de fish and chips, tiendas con luminosos y ferias en primera línea.

norfolk seals

Desde allí, cruzando el Norfolk Coast AONB y pasando por Cromen llegamos a Happisburg, otro pueblecito costero pequeñísimo pero famoso por su faro. El faro es el más antiguo de la zona pero llegamos ya de noche y poco pudimos ver. Entre que estos pueblo no tienen luz en las calles y no estaba ni el faro funcionando pues poco pudimos ver. Una lástima.

De aquí ya nos dirigimos a otro pueblo donde íbamos a pasar la noche, todo el trayecto a oscuras y nuestro destino también. La verdad es que me llamó mucho la atención, las carreteras son de comarcales hacia abajo, pero lo de no haber luz en ningún sitio me pareció aún más chocante. Tuvimos que encender las linternas de los móviles para vernos por la calle. El pueblo en cuestión es Horning y el sitio y la hospitalidad fabulosa. Así que si pensáis hacer noche por la zona The Swan inn está muy bien! Además cenamos en el propio pub (de los auténticos): cervezas, moquetas, cuero, viejete… pero la comida muy rica tanto la de los mayores como el menú de los niños.

norfolk seals

Al día siguiente, mientras desayunábamos con vistas al río vimos salir el sol, llover, nevar… pero al final quedó “buen tiempo” y nos lanzamos a la aventura. De allí hasta Horsey no se tarda mucho, hay un parking cómodo (hay que pagar 3 libras por dos horas) y te indican la dirección que hay que tomar para llegar a ver a las focas. Hacía un frío tremendo, así que más vale ir bien abrigado: botas de agua, calcetín gordo, bufanda, corta vientos… toda capa será poca! Por la zona de detrás de las dunas se va mejor, pero cuando subes a éstas o vas por la orilla del mar el fresco es importante. Tuvimos un paseito de una hora para llegar a la playa donde se encontraban las focas, pero de verdad valió la pena!

horsey

horsey gap

Los niños alucinaron (los mayores también, todo sea dicho) y fue una aventura para recordar una buena temporada! Así que desde aquí os animo a visitar esta zona! Hay que tener en cuenta que la época para ello es de octubre a febrero.

horsey gap

horsey gap

Ya de vuelta un Sunday roast nos esperaba en Lavenham, un pueblo ya en la región de Suffolk, a dos horitas de Londres. Es una monada, con la curiosidad de sus casas que mantienen la estética de la Edad Media (pocas casas encontraréis rectas) y ese espíritu British de pubs y tea rooms. Una pena que siga anocheciendo tan pronto porque me quedé con ganas de pasearlo y tomar el té en una de las cafeterías. Habrá que volver!

kavenham

Desde aquí espero que os animéis a hacer esta visita y me contéis vuestra experiencia. La verdad que hay zonas de Inglaterra que nos han gustado menos, por eso nunca vamos con expectativas muy altas. Por ejemplo, Canterbury nos decepcionó bastante, ni llegué a escribir, pero este año tanto la visita a Bath como a Stonhenge nos ha sorprendido muy, pero que muy, gratamente!

Lavenham

Espero vuestros comentarios y recomendaciones para seguir recorriendo la isla 😉